jueves, 1 de diciembre de 2011

¿Qué es la COP 17?



El 28 de noviembre de 2011 se inicia la COP 17 en Durban y hay mucha expectación mundial al respecto, pero ¿qué es la COP 17?

La COP es la conferencia de las partes (Conference of Parties) de la Cumbre de Cambio Climático Mundial, es decir, que es una reunión donde se sientan los representantes de todos los países firmantes del Protocolo de Kioto que busca reducir la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera y que provocan el calentamiento global y el cambio climático y que este año se celebra en la Ciudad de Durban, en Sudáfrica.

En esta reunión se revisarán los avances en la implementación del protocolo de Kioto, así como los avances de los compromisos asumidos en la conferencia pasada que se desarrolló en Cancún, así como otros temas muy importantes como: el acceso acelerado a las tecnologías de mitigación y el acceso equitativo al desarrollo sostenible.

Temas importantísimos por que la mitigación de los efectos de invernadero no pueden esperar más, este año tuvimos un verano extraordinariamente caliente y los efectos se observaron con mucha claridad en el Círculo Polar Ártico cuando se abrió el paso del norte, que durante muchos siglos se consideró un mito, y que ahora es una realidad: ya se puede navegar en el Océano Ártico desde el Pacífico hasta el Atlántico, y a tal grado es una realidad que ya algunas empresas navieras rusas están considerando abrir una ruta comercial por el paso.

¿Qué implicaciones puede tener esto en nuestras vidas? Además, claro está, de la facilidad de comunicación comercial. 

Pues que al derretirse la capa de hielo polar (que antes era conocida como la nieve eterna) se altera, en primer lugar, el ecosistema polar: los osos blancos ya no cuentan con sus campos de caza tradicionales y tienen que migrar hacia el sur para buscar alimento entre los despojos de las civilizaciones humanas.  Las morsas tienen que viajar a lugares rocosos para poder criar a sus descendientes, las ballenas tienen que hacer mayor esfuerzo para conseguir alimento y probablemente vengan este año más flacas.

Pero también tiene una implicación directa en la población humana pues el agua derretida del hielo tiene que ir a algún lado y entonces se eleva el nivel del mar y con ello, las ciudades costeras serán más susceptibles a inundaciones, los tsunamis serán más devastadores pues se internarán mayor distancia tierra adentro y las marejadas tendrán mayores efectos en los pueblos costeros.

La Convención Global del Banco Mundial para la Reducción de Riesgos ubica a México entre los países más vulnerables al cambio climático: el 15% de su territorio nacional, el 68.2% de su población y el 71% de su PIB se encuentran expuestos a sufrir las consecuencias adversas derivadas de este fenómeno ambiental.
Pero hay otro efecto que no se había previsto, al desaparecer los casquetes polares que son blancos, es decir, que reflejan la luz, la cantidad de radiación ultravioleta que penetra en la atmósfera es mayor y recientemente se ha descubierto un fenómeno que a la larga pudiera derivar en un agujero de ozono en el Polo Norte, similar al ya existente en la Antártida. 

La capa de ozono es un escudo que nos protege de la radiación emitida por el sol, es una especie de protector solar de la atmósfera, sin esa capa protectora, los rayos ultravioleta son más potentes y eso puede traducirse en una mayor incidencia de cáncer de piel.

Bueno, todo eso suena muy malo y es muy bueno que se reúnan los países para ponerle un alto al problema pero ¿qué podemos hacer nosotros?

¡Mucho!

Si nosotros disminuimos la demanda de bienes y servicios que están vinculados con la generación de gases de efecto invernadero durante su producción, estamos disminuyendo indirectamente su generación.  ¿Cuáles son estos bienes y servicios? Pues principalmente los energéticos: la gasolina, la luz, el gas. 
Actualmente hay muchas opciones que están al alcance de nuestra mano y otras que son un poco más caras, entre ellas está:

El uso de vehículos que no sean de combustión interna, es decir, que no consuman gasolina o diesel, como los autos eléctricos (si chucha, como si fueran tan baratos) ¿no? Bueno, pero siempre podemos usar la bicicleta o caminar, ahora que ya no hace calor, en vez de ir al gimnasio a quemar calorías, ¡hagámoslo ayudando al ambiente! Dejemos el carro en casa y usemos la bici o las piernas, nuestro planeta y nuestro cuerpo nos lo agradecerán.

Reciclar, reducir y reutilizar. ¿Pero eso no tiene que ver más bien con la basura? ¡Cierto! Pero se sabe que por cada dos toneladas de plástico reciclado, se ahorra una de petróleo. También, si usáramos materiales reciclados en la construcción, en lugar de materiales nuevos como block y triplay (podemos substituir el block de cemento por el celublock de cartón y el triplay de madera por páneles de plástico reciclado) dejamos de consumir madera y salvamos bosques, además de que ayudamos a reducir la cantidad de basura que se acumula en nuestros desiertos. Finalmente, al reducir el consumo en general , también reducimos la demanda de energía general para producir estos productos.

Promover el consumo de productos locales. - Ahora sí Rebeca, se te zafó un tornillo, ¿qué tiene que ver eso con el efecto invernadero? ¡Pues mucho! Resulta que la transportación a lo largo de grandes distancias (como es el caso de todo lo que se trae a Guerrero Negro) implica el uso de combustibles generadores de gases de efecto invernadero y de energía para la carga y descarga y sobre todo para la transportación de los bienes. ¿Qué tal si cada quien tuviera un huertito en su casa y volviéramos a los tiempos del trueque? Yo podría trocar tomates (este año salieron muchos en el huertito) por flores para mi hija, por ejemplo.  O alguna sandía, porque no se me dan.  En el Ejido Benito Juárez se cultivan muchas hortalizas, pues aprovechémoslas, también los quesos de las chivas de la región y la carne regional.  También podríamos aprovechar la gran cantidad de información que genera el CIBNOR y empezar la cría de conejos, o tal vez chacuacas ¿por qué no? ¿y qué tal que alguien se anima a criar venados en lugar de vacas? ¿quién no quisiera comer una buena birria de venado de vez en cuando?

A lo que quiero llegar con esto es que debemos buscar alternativas innovadoras y no quedarnos con ideas preconcebidas y entre todos podemos presionar a nuestros gobiernos (todos ellos: municipal, estatal y federal) para que vayan pensando en alternativas que nos permitan actuar en contra del efecto invernadero, porque, salvo las comunidades asentadas en las Sierras, todo el Estado es susceptible a las afectaciones derivadas del calentamiento global.

No nos quedemos quietos, ¡actuemos ya! Y estemos pendientes de las conclusiones de la COP 17, y de las que vengan… que es nuestro derecho y nuestra obligación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada